Quiero que me dejen ser niño

Ser adulto no tiene ni la más mínima dificultad; lo revestimos de seriedad haciendo como que es lo más complicado de nuestra vida y hablamos de responsabilidades y del trabajo y del estrés y de un montón de cosas que no tienen importancia en realidad. Después de todo el mundo está hecho y diseñado por y para los adultos. Ser niño sí que es difícil, te enfrentas a un mundo que ni es tuyo, ni es cómo quieres ni cómo lo necesitas. Desde que te sientas a la mesa empiezan los problemas, no alcanzas, ni el suelo ni la mesa; quedas en ese espacio que te hace ver y sentir fuera de lugar y de proporción, los utensilios de la mesa te quedan grandes, la comida sabe a rayos, y, para colmo de males, sólo están permitidos juegos de adultos mientras comes (o sea, sólo se vale estar estirado, cuidadoso y charlando de temas infinitamente aburridos); vas a la escuela de la misma manera que de adulto irás a la oficina, es decir, el aula es la réplica de tu trabajo, no es cierto que eres estudiante, eres un trabajador en entrenamiento, un verdadero profesional del aprendizaje; tienes que ir bañadito, en horarios fijos y con agendas ya establecidas por alguien más; tienes que entregar trabajos en tiempo y forma; o sea, como un trabajo cualquiera.
Y, mientras tanto, tu niñez se va al carajo mientras tu vida, la que de verdad quieres, tienes y necesitas vivir, pasa en una dimensión desconocida e inalcanzable para ti; para entender el vuelo de las aves te meten la nariz en un libro en vez de permitirte correr tras los pájaros en el parque; para entender como las flores huelen, y como el viento sopla, te cuentan cuentos y te hacen descifrar fábulas fantásticas en letras de molde, cuando tú lo que quieres es ir a robarle una flor a tu vecina y despeinarte con el viento mientras corres amarrado a una cometa en el cielo.
Ser niño sí que es difícil, desde el instante mismo que naces, el mundo conspira para que se te pase rápido y madures bien; ser niño es enfrentarte a preguntas complicadísimas que no tienen solución, como por ejemplo, ¿cómo es eso que las luciérnagas no pueden iluminar tu casa por las noches? ¿y cómo que no es posible brincar en las camas antes de dormir? Tienes que aprender a esconder tus risas, tus travesuras, a disfrazar tu inocencia y a mitigar tu curiosidad; a tus incontables preguntas sobre la inmortalidad del cangrejo obtienes uno que otro “Mmmmm… pregúntale a tu maestra”, y luego, ya en el aula el clásico “eso (no) viene en el libro”, dependiendo si tiene ganas o no de ver el tema contigo. 
Tienes que aprender que las niñas y los niños no juegan juntos, que el fulanito no es buena compañía porque su mamá…porque su papá… Y tú no entiendes. Aprendes pronto que la vestimenta te identifica con su forma, sus telas y sus colores, y tú no entiendes cómo es que eso te hace ser lo que tú sabes que eres, o no. Te cortan el pelo, te peinan y te piden que hables como los adultos quieren, porque te protegen, te dicen, pero tú sabes que también te deforman, te cambian, te moldean para ser como ellos, una pequeñita versión de sus sueños y compromisos, de sus filias y sus fobias. No eres tú de forma completa porque tienes que ser un o una mini-ellos.
Por eso no entiendes por qué no es posible tomar de la mano a tu amigo cuando llora y darle un beso para sanar su herida; no entiendes por qué no puedes jugar en la escuela ni en el recreo, ni tampoco por qué tienes que mentir cuando no vas a una fiesta dando razones que no son, o ir a casa de tu tía que te hace jugar con su perro en vez de ir a visitar a tus amigos y amigas y jugar con ellos.
En realidad no entiendes por qué no te dejan ser niño, por qué está prohibido hacer travesuras y experimentar y romper los pantalones de las rodillas, y comer tierra y beber agua directo de la manguera; en tu cabeza no cabe la ecuación del abuso, ni la discriminación, ni los colores de la raza ni del partido; tus ojos no miran la pobreza, ni el auto del vecino; lo que tu ves de niño es apenas una sonrisa, una mano, un amigo con quien jugar.
Por eso cuando adultos no queremos ser otra cosa que no sea niños, porque cuando niños nadie nos dejó serlo. Cuando yo sea chiquito otra vez, sólo quiero que me dejen ser niño.
Enjoy

Advertisements

¿Qué estamos poniendo en las aulas y la educación?

Los que me conocen saben bien que la educación ha sido mi espacio profesional durante muchos años, si es que no todos los que tengo; y la verdad es que dicho sea de paso, le he metido ganas; he intentando poner mi granito de arena en el camino que hay que recorrer; porque educar para conocer y para resolver y para crear y para curar y “paraloqueustedesquieran” es de verdad maravilloso, noble, necesario y a veces hasta poético; pero mirando con ojos críticos el modelo actual, en la mayor parte de las veces resulta que esa educación es bastante inútil en lo que a la humanidad como colectivo se refiere.


Me explico, si es que puedo: decía yo hace unos días que por más que nos hemos ido civilizando y educando, el mundo es cada vez más pobre, en la medida en que cada vez nos alcanza menos lo que producimos, si a eso sumamos que cada vez tenemos menos con qué producir lo esencial, es decir, lo que comemos, donde vivimos y cómo nos protegemos, entonces es muy sencillo pensar que caminamos, si seguimos el mismo camino, irremediablemente hacia el precipicio de nuestra propia destrucción. Y eso que, permítanme insistir, ahora estamos más y mejor educados que cuando empezamos a ser humanos bajándonos del árbol.


¿Qué demonios nos ha pasado entonces? ¿Es que no ponemos en los libros y en las aulas lo que de verdad importa? Es, creo, una pregunta válida. Si lo que nos hace falta es más riqueza, ¿entonces por qué no educamos en emprendimiento desde pequeños? Si lo que nos hace falta es más y mejores alimentos, ¿entonces por qué no enseñamos agricultura, o mínimo jardinería, desde primaria? Si lo que nos hace falta es cuidar más al planeta, ¿entonces por qué no educamos en consecuencia? Las clases de electricidad, por ejemplo, se siguen dando con fuentes de energía no renovables. Si lo que nos hace falta es más solidaridad, ¿por qué carambas premiamos las individualidades del más rápido, el más inteligente, el más estudioso y, nunca o casi nunca al que más ayuda, al que más coopera?
Nos hemos metido en una carrera peligrosa de educar por inercia, con prácticas y contenidos que no han sido cuestionados bajo la pregunta simple y sencilla de si ellos nos hará de verdad mejores humanos; no, la pregunta es casi siempre si nos hará mejores profesionistas, mejores empleados, mejores empresarios, mejores funcionarios. Y puede uno ser el mejor en todo eso, y no ser, ni de lejos, un mejor ser humano.


Hay algo que nos ha hecho perder un poco el rumbo, apenas unos grados, que conforme avanzamos nos va alejando más y más de la meta básica, que es simplemente sobrevivir. Sé que no es ni tan siquiera necesario decirlo, pero yo no tengo ni la más peregrina idea de cómo y qué hacer, seguramente mis amigos expertos, que casi todos los que tengo lo son, tendrán mejores opiniones y propuestas, pero lo que tengo claro es que si seguimos educando lo que estamos educando (independientemente del cómo, quiénes y cuándo) seguiremos caminando el mismo camino que no lleva a donde de verdad queremos y necesitamos.
Enjoy

Es más efectivo sin efectivo

En México la criminalidad y la violencia han estado caminando a sus anchas por todo el territorio; no importa si hablamos del crimen organizado o no, los hechos delictivos están a la orden del día, robos a comercios, bancos, casas habitación; robos a instituciones gubernamentales por la vía del soborno y la corrupción, el huachicol, secuestros, cobro de derecho de piso o de paso, rapiña en cualquier ocasión. Tráfico de drogas, armas, menores, mujeres, indocumentados. El catálogo es inmenso, complejo, pero también desafortunada y cruelmente real.


Y la estrategia central para combatirlo ha sido fundamentalmente el uso de la fuerza; coloquialmente, jugar a las pistolitas, y hablamos siempre de fortalecer los cuerpos de seguridad, y nos hemos embarcado en ese barco llamado esperanza con los ojos puestos en una policía de primer mundo, y perdemos de vista que no lo es todo. Supongamos que lograr un cuerpo policial excepcional, nótese que no dije militar, es algo posible, supongamos que lo hacemos bien y a la primera, ¿cuánto dinero hay que invertir? ¿cuánto tiempo? ¿cómo hacemos para que los policías que son la elite no sólo se reproduzcan y contagien a los demás, sino que no sean absorbidos por las fuerzas del mal? Hagamos por favor de cuenta que sí lo logramos, que todos los obstáculos ha sido vencidos y que a la policía nunca de los nunca se les pela un criminal, todos los delincuentes caen en sus manos porque investigan, previenen, planean, ejecutan y capturan siempre. También hay que tomar en cuenta que personas de bien nunca son confundidas, es decir, un cuerpo policial de primera, como nos lo merecemos.

Y ya, todos contentos porque no hay delincuente que se libre. Pero la policía no es el fin de la cadena, hay que entregarlos al ministerio público, ese que prepara los casos para presentarlos y lograr penas suficientes y merecidas. Y nos enfrentamos al segundo escalón, ¿tenemos a los MP’s acordes a esa super policía de ensueño? ¿No habrá también que meterle mano a ese eslabón y asegurar que todos ellos, y sus asistentes y servicios de apoyo como las leyes, sean también de primera? ¿cuánto tiempo, dinero y esfuerzo tendremos ahora que invertir en ello? Mientras tanto, esa super policía está capture y capture delincuentes, y mientras el MP no esté arreglado, seguramente saldrán de nuevo a delinquir. ¿cuánto tiempo aguantará esa policía sin caer en la decepción y tentación? Para efectos del análisis, vamos a seguir pensando que andamos de suerte y también logramos construir un aparato de procuración de justicia fenomenal, en línea con el cuerpo policial y ahora sí, quien la hace la paga.

¡Momento! Un buen caso del fiscal o procurador no es garantía de un fallo favorable, está el poder judicial con su impartición de justicia, que podrá tener muchas cosas, pero lo expedita no está en su catálogo, por decir lo menos. Entonces habrá que hacer lo mismo con los jueces y todo lo que los rodea y apoya, arreglarlos, y bien y a la primera. Obviaré las preguntas que sé que ya tienen, y volveré a pedirles su apoyo, supongamos de nuevo que lo logramos hacer bien y a la primera, como las otras dos. ¿cuánto tiempo ha pasado ya? No importa me dirán, vale la pena todo lo invertido, el crimen ha estado ya bajando por el temor y respeto a los tres elementos que ya hemos arreglado, y las cárceles esperan la llegada de todos aquellos que han sido sorprendidos haciendo de las suyas. Recuerden, el policía ya sólo captura a los malos, nunca a los buenos, y el fiscal presenta siempre un caso sólido, impoluto de tal forma que el juez no tiene de otra mas que sentenciar la pena correspondiente.

Listo, pensarán, pero yo les pediré que echen un vistazo al sistema penitenciario del país, y lloren, sí, que lloren porque aún falta trecho por recorrer, abarrotadas como están, sobrepasadas en procesos, personal, formación, ubicación y rehabilitación pues habrá que hacer de nuevo lo mismo, arreglarlas bien y a la primera. Nos ponemos a ello y lo logramos, ahora sí, quien delinque va y para en ellas sí o sí, y al terminar de cumplir su sentencia sale como un angelito, un ciudadano ejemplar, educado y con oficio, pero sobre todo, con la clara y firme intención de reinsertase productiva y positivamente en la sociedad mexicana. ¡Lo logramos! No importa el tiempo, ni el esfuerzo, ni el dinero invertido. Tampoco las oportunidades perdidas. Lo hemos logrado hacer bien y a la primera.
Y el ciudadano renacido sale a la calle, y va y busca trabajo. Y toda esa maravilla se resquebraja y se hace humo al no encontrar absolutamente nada. Nada. No hay trabajo porque mientras nosotros jugábamos a las pistolitas y centrábamos toda nuestra política en invertir en la lucha contra el crimen por esa vía, tuvimos que repartir también el bienestar momentáneo y temporal con programas sociales. Y la gallina de los huevos de oro, es decir, la industria, la empresa, el comercio, el emprendimiento fue carcomiéndose y haciéndose nada por falta de motivación, de recompensa, de políticas públicas.

No, yo no creo que la inseguridad se combata con la fuerza, estoy convencido que la mayor parte de nuestro esfuerzo debe hacerse en la creación de empleo y riqueza para los jóvenes y adultos, y en la educación para los niños y los jóvenes.

Pero entiendo que necesitamos una estrategia de choque, una que logre un impacto brutal que desestabilice y desarticule el crimen y la violencia, coincido con los que piensan así, pero mientras ellos encuentran en la (para) militarización de la policía o guardia nacional esa estrategia, yo lo hago en otra de igual impacto, más simple e infinitamente más pacífica y efectiva: eliminemos el efectivo en el país.

Al hacerlo, eliminamos el anonimato que lo acompaña siempre, y con ello disminuimos al máximo la posibilidad de que transacciones de secuestros, drogas, huachicol, sobornos, armas, personas y demás se lleven a cabo. Sin efectivo se hacen prácticamente imposibles.

Es más efectivo sin efectivo.