Moonshot Thinking en Sonora

Todos nos equivocamos cuando damos la fecha fundacional de nuestra empresa, no es cuando nos registramos en el SAT, ni cuando firmamos el acta constitutiva; tampoco cuando reunimos el dinero para iniciar operaciones; las empresas se fundan en el momento en el que se sueñan.
Sí, el momento fundacional de las empresas es cuando surge el sueño de emprender. Y así, algunos sueñan con vender, otros con  producir, otros con anunciar, y así para cada uno; pero luego están los que sueñan con cambiar al mundo, con ir más allá de donde cualquiera haya ido, es más, ir más allá de donde cualquiera haya soñado ir. Es como tirarle a la Luna.
Y eso es Moonshot Thinking, es una metodología de innovación que busca lograr que soñemos en grande, que miremos muy, muy adelante y que intentemos fundar nuestra empresa en esos sueños. La utilizan empresas como Google, por ejemplo, empresas que han desarrollado tecnologías y servicios y productos verdaderamente transformadores del entorno.
Con Moonshot se busca que los problemas que se deseen resolver con la innovación sean problemas mayúsculos y que afecten a una cantidad enorme de seres humanos, o al planeta mismo, por ejemplo, las alergias, la diabetes, la contaminación urbana, la discapacidad visual o auditiva; que el problema no sólo sea grande, sino que también sea creciente, es decir, que a pesar de lo que hemos ya hecho para resolverlo, aún sigue creciendo. También Moonshot incorpora algo que llamamos Tecnologías exponenciales para acelerar y masificar el efecto de la solución; las tecnologías exponenciales son aquellas que tienen la capacidad de hacer lo que pretendes que hagan, pero que en un plazo muy corto serán muy, muy baratas, y por lo tanto, podrá democratizarse, es decir, que todos podamos acceder a ellas, y que además, también en un corto plazo, podrán ser utilizadas para muchos propósitos diferentes; y actualmente las hay por todos lados y de todos tipos, por ejemplo, procesadores de computadoras super rápidos y super baratos, materiales como el grafeno que son extraordinariamente versátiles; bacterias programables, nanobots, drones, etc.
Pero, quizás, lo más interesante es que Moonshot busca soluciones radicales, cosas que nadie haya hecho antes, por ejemplo, tomemos el ADN de una medusa que es capaz de emitir luz por sí misma, y programamos parte de ese ADN en una planta, lo que tenemos es una planta bioluminosa, que no consume energía eléctrica, y que puede ser sembrada en las ciudades para tener iluminación natural por la noche, pero además eliminar la contaminación visual de los postes de luminarias, el cableado, el consumo de electricidad, y, por supuesto que no sólo elimina la contaminación, sino que además, por ser planta, se convierte en un pulmón urbano. Eso no es sólo un pensamiento Moonshot, sino que además es ya real.
Acabamos de tener, con la Secretaría de Economía, un primer acercamiento con 120 jóvenes en Nogales este fin de semana, en donde en dos días de trabajo pudimos entrenarlos con esta metodología, no es el único momento ni será la única ciudad, tenemos ya en agenda a Agua Prieta, Cananea y San Luis Río Colorado.
Este fin de semana los chicos, y algunos adultos millenials, nos presentaron 12 ideas fantásticas que, estamos seguros, muy pronto podremos ayudarlos a construirlas, primero como plan de negocios, y luego como productos en el mercado.  Sus moonshots buscaron resolver problemas como la ansiedad, la depresión, la logística local y mundial; la conservación y cuidado del ambiente, entre otras; soñaron con tecnologías exponenciales que son 100% factibles como nanobots, biomasa, nano cápsulas con nutrientes y bacterias que recuperan y fortalecen el suelo, microchips que estimulan de forma personalizada las áreas de bienestar del ser humano; parches inteligentes y personalizados de nicotina y un espectacular etcétera que a nosotros no sólo nos hizo sentir orgullosos, sino que además nos hizo soñar con ellos, igual que ellos. Gracias Ernesto, Ewelina; gracias Stephanie, Rafael, Manuel, Alma; gracias Pablo, Christian.
Sus empresas ya han sido fundadas este fin de semana que las soñaron.
Enjoy

Hoy es el día

En la ruta que caminamos siempre hay momentos en los que tenemos que decidir si mantenemos la misma dirección o si cambiamos; México está en uno de esos momentos, y yo estoy convencido de que la ruta que hemos seguido hasta hoy no es ya la correcta; tenemos que optar por una dirección distinta, una que nos ponga en un proceso acelerado de generación de confianza y riqueza; tenemos suficientes tratados comerciales y relaciones exteriores con las cuáles acceder a los mercados que pueden comprar nuestros productos y servicios; tenemos suficiente talento y recursos naturales para poder encauzar y liberar una verdadera revolución de emprendimiento, y además, tenemos la oportunidad mundial de emprender con tecnologías de alto impacto.
Los ciudadanos y el gobierno necesitamos enfocar nuestros esfuerzos en estimular y construir los ecosistemas regionales de emprendimiento que permitan primero cambiar el rumbo, y que después, en plazos cortos, permitan fundar y catapultar muchas más empresas mexicanas que compitan globalmente; el muro de nuestras fronteras no debe estar en nuestras mentes ni en nuestras ventanillas gubernamentales; no podemos poner trabas a la creación de empresas y empleos mexicanos, no debemos de poner aranceles internos ni cercar mercados internos con normatividad obsoleta.
México tiene hoy la oportunidad de oro en sus manos, cada uno de nosotros debe decidir si caminamos por la misma ruta perdedora o si construimos una nueva; empieza por no ser espectador, por no esperar a que alguien más de el primer paso; empieza por ser proactivo llamando y exigiendo a tu representante en el congreso para que cambie la normativa que no sirve y libere de sus ataduras al emprendimiento mexicano, a que canalice los recursos públicos a la generación de riqueza y de empleo y menos, mucho menos a la actividad político electoral; dile que no es tiempo de elecciones, que es tiempo de acciones.
Empieza por hacer de tu empresa la mejor, por dar el 100% en tu empleo, por estudiar y aprender con mayor resolución en las aulas, por levantar la basura que hay en las calles; empieza por educar a los hijos, por enseñarlos a trabajar en función del nosotros y no sólo del yo; empieza por darle a los maestros su lugar y ayudarlos a ejercer; empieza por tantos lugares que basta con que mires al lado y hagas lo que piensas está bien; pero hagas lo que hagas, por favor también empieza por considerar seriamente el emprender la aventura de emprender, de innovar y de competir.
Empieza, como todo, por el principio y el principio eres tú. Ya es momento de aprender nuevas cosas, busca a tu alrededor, seguro encontrarás grupos y personas que están moviéndose, que han iniciado el nuevo camino y te están buscando; haz que tus impuestos jueguen a tu favor, acércate a las oficinas de desarrollo económico, pídeles que te capaciten, pídeles que te apoyen; el principio será lento, pero lo aceleras cada vez que tocas a la ventanilla, cada vez que llevas a alguien más; detrás de esa ventanilla hay personas que son como tú, que están deseosos de que México tome un rumbo distinto; habla con tu jefe, dile que quieres ayudarlo a que su empresa mejore, a que venda más, a que produzca mejor; dile que necesita de tu talento y que estás dispuesto a darlo, que te entrene, que te estimule, que te apoye.
Sal de tu casa con soluciones, contagia al vecino, al pariente y al de la tienda; reparte ilusiones, comparte tus sueños; busca aliados, busca cómo los cómo sís se multipliquen, se mejoren y evolucionen. Verás que no es difícil, verás que somos muchos más de los que te imaginas, verás que a tu lado hay más gente que piensa como tú y que hace, que ejecuta, que cambia, que empuja y que motiva.
Hoy es un buen día para ser mexicano, el mejor día de todos porque hoy es el día en que puedes iniciar el cambio, tu cambio, el de todos. Instala y activa la única aplicación que necesitas en este proceso, se llama imaginación, y cuando la activas abres el emprendimiento, tu futuro.