¿Andamos perdidos?

¿O soy solo yo?

Como que nos hemos perdido en el bosque y ahora sólo vemos el árbol que tenemos enfrente; los faros que se supone nos guían están perdidos entre la bruma de la rutina de la nota roja y la superflua de la prensa, en resumen, andamos perdidos.

Apenas ayer leo una nota en la prensa nacional donde un político renombrado y en funciones declara que la legalización de la marihuana será un golpe al narco, y no puedo dejar de preguntarme si es en realidad eso lo que buscamos, darle un golpe al narco.

Y yo que creía todo este tiempo que lo que queremos es tener una sociedad y juventud que no consuma lo que le hace daño, creí que lo que buscamos es tener una política de medicina preventiva en nuestro sistema de salud, y cuando digo preventiva me refiero también a su salud financiera. Ahora resulta que queremos darle un golpe al narco, y por eso transferiremos el negocio a empresarios hechos y derechos. Ya me siento más sano y más seguro.

En otro tema, pero igual de confundido que con el anterior, me sorprendo cuando sigo viendo que todo nuestro sistema democrático se basa en lo electoral, en la elección libre que ejerce el ciudadano al votar o ser votado, y yo que creía que la democracia tiene que ver con una forma de gobierno y no con una de elección, me creí el cuento ese de que la democracia es el gobierno del pueblo para el pueblo y nunca me di cuenta que la película cambió de trama y ahora sólo trata de elegir gobernantes y no de como gobiernan. De nuevo, según yo, perdido el rumbo, hemos cambiado un objetivo real por otro inmediato que no nos ofrece soluciones reales, en este caso, bienestar y buen gobierno.

De educación mejor ni hablo, aunque todos sabemos que educarse en este país no necesariamente te hace más competitivo ni mejor ciudadano, me da la impresión que hace años, décadas que no nos preguntamos para qué queremos educarnos, y las reformas y acciones en materia de educación sólo son acordes a la moda o al son que toque quienquiera que sea el que esté tocando. ¿Alguien sabe para que queremos educarnos en este país?

Y luego las reformas y las leyes que sólo buscan efectos televisivos y mediáticos que alivien la presión inmediata que sólo existe porque lo único que hemos logrado con nuestras leyes se resume en cuatro sílabas que duelen y avergüenzan: im-pu-ni-dad. Hemos aprobado (digo hemos porque el que calla otorga) leyes que no entiendo, por ejemplo, en igualdad de género, le hemos dado cuotas obligatorias de 50-50 a las mujeres en las elecciones porque han sido discriminadas históricamente, pero se nos olvidaron los indígenas y los homosexuales, por ejemplo, ¿qué porcentaje le damos a cada minoría? Y luego está lo del feminicidio, que deja igualmente fuera crímenes contra los desprotegidos como el “gayicidio” o el “indigenicidio”. Yo no se ustedes, pero yo igualmente me creí lo que dice al inicio de nuestra constitución “En los Estados Unidos Mexicanos todo individuo gozará de las garantías que otorga esta Constitución…Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas.”. Es el artículo primero, y ahí estamos “todititamente todos en toda nuestra toditud”. No necesitamos más leyes que especifiquen que una mujer o que un indígena o que un homosexual o que un musulmán o un discapacitado tenga iguales derechos, basta con que hagamos cumplir la que ya existe, y que además manda sobre todas las demás.

Sí, nos hemos perdido en el bosque y mirando de árbol en árbol nunca vamos a encontrar la salida, es momento en que nos preguntemos de verdad si estamos resolviendo los problemas que queremos resolver, no vaya a ser que lo único que tengamos que hacer para salir del atolladero donde estamos es caminar atrás para volver a empezar.

Enjoy